Defender montañas  2016
  La humanidad depende de las montañas, pero cada vez más las montañas dependen

de que los seres humanos logremos protegerlas con éxito


DesdeCumbrePeñalara700

                                 Desde la cumbre de Peñalara, Sierra de Guadarrama. Foto RedMontañas

     

Blog

Posición de RedMontañas sobre el Parque Nacional de Guadarrama

el .

Nota de posición de RedMontañas sobre el reciente visto bueno al Parque Nacional de Guadarrama por parte del Consejo de la Red de Parques Nacionales.

 

Nos parece una noticia excelente y estamos realmente satisfechos de que nuestra Sierra de Guadarrama se convierta en un Parque Nacional, porque de ningún modo merece menos que este grado de protección, como reconocimiento, por parte de madrileños y segovianos, por los infinitos bienes, gratificaciones, valores y felicidad que nos aporta.

 

Y claro está, expresamos desde aquí nuestra gratitud a los responsables políticos que después de un 'pause' de nada menos que 10 años, están por fin haciendo posible este milagro. Exigimos su valentía y su compromiso, porque estamos seguros que sólo desde la valentía, el compromiso y la responsabilidad, se puede encarar la monumental tarea que significa construir un Parque Nacional de Guadarrama digno y merecedor de tal nombre.

 

Tienen por delante dichos responsables una ingente labor de pedagogía adaptada a los muy diversos colectivos, en permanente cambio y transformación, que hacen uso de sus espacios, y que esperan seguir haciéndolo. Les espera una meticulosa tarea artesanal para encajar el fín último de un Parque Nacional, que es la conservación, en el entramado territorial y en los complicados flujos y relaciones entre los elementos que le afectan: naturaleza, pueblos, gran metrópoli, cumbres, laderas, valles, vida silvestre, propiedad privada y pública, economía, avatares políticos...

 

Deberán asumir la conveniencia de reconquistar trozos de montaña adulterada por las obsoletas infraestructuras del esquí y devolverles, sin equívocos, la libertad y belleza de las cumbres. Tendrán que encarar la obligación fundamental de no desproteger. Y enfrentar, por el contrario, la tarea de proteger eficazmente lo amenazado, luchando contra las amenazas, las que sean, y son muchas.

 

Tendrán que mimar los paisajes y gestionar especies problemáticas, dedicándoles los esfuerzos de seguimiento, investigación, inversiones y comunicación social que requieran. Tendrán que controlar el riesgo del efecto llamada, esa amenaza de 'muerte por éxito' -y por mercantilización- que planea sobre los más glamurosos espacios protegidos.

 

Tendrán, en fin, que ampliar el territorio protegido poco a poco, con generosidad y buen juicio, para no cercenar la funcionalidad de los ecosistemas, los flujos ecológicos y los procesos naturales.

 

Un Parque Nacional no es ninguna broma, sino la oportunidad y el deber de aspirar a la excelencia en conservación. Por lo tanto ahora, una vez lanzados, sus responsables deberán estar a la altura de las expectativas de los ciudadanos que han confiado en ellos.

 

Entretanto, observamos a estos responsables, y no dejaremos de hacerlo.

Entradas por mes