Blog

Informes recientes sobre el glifosato

el .

Muy lejos de la idea generalizada y errónea de que el glifosato es relativamente inocuo para los seres humanos, los datos disponibles muestran que el glifosato podría ser el factor más importante en el desarrollo de múltiples enfermedades crónicas que se han convertido en predominantes en las sociedades occidentales.

 

Traducción: RedMontañas

 

Un reciente artículo publicado en Entropy presenta una revisión exhaustiva de los efectos tóxicos para el ser humano del glifosato, "el herbicida más vendido del mundo", empleado masivamente en el ámbito agrario a escala mundial desde hace 30 años para la producción de alimentos básicos como son azúcar, trigo, soja y maíz. En él se muestra el modo en que los efectos adversos del glifosato sobre la flora intestinal, junto con su demostrada capacidad para inhibir la actividad de las enzimas del citocromo P450 (CYP), y su probable efecto desregulador del transporte del sulfato, pueden explicar notablemente bien un gran número de las enfermedades y trastornos que actualmente prevalecen en el mundo industrializado moderno.

 

Sus efectos son insidiosos, al no ser inmediatamente aparentes por operar a través de mecanismos fisiológicos a largo plazo. Las patologías a las que el glifosato podría estar contribuyendo, a través de sus demostrados efectos biosemióticos, incluyen la enfermedad intestinal inflamatoria, obesidad, depresión, hiperactividad por déficit de atención, autismo, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple, cáncer, caquexia, infertilidad y malformaciones del desarrollo.

 

El glifosato actúa de forma sinérgica con otros factores como la insuficiente exposición al sol, las deficiencias dietéticas en nutrientes críticos como son el azufre y el zinc, y la exposición sinergística a otros xenobióticos cuya eliminación se ve, a su vez, perjudicada por el glifosato.


La industria asegura que el herbicida glifosato es prácticamente atóxico para los mamíferos y que, por lo tanto, su ingesta a través de los alimentos no supone problema alguno. La base de esta afirmación radica en que el pretendido mecanismo de acción del glifosato en las plantas es la disrupción de la ruta metabólica del ácido shikímico, precursor de los aminoácidos esenciales fenilalanina, tirosina y triptófano.

 

Hoy por hoy, el dogma aceptado es que el glifosato no es perjudicial para los mamíferos porque la ruta del shikimato no existe en los animales. Sin embargo, dicha ruta sí está presente en la flora microbiana intestinal, que juega un papel importante y hasta hora infravalorado en la fisiología humana, a través de una relación biosemiótica integrada de las bacterias intestinales con su hospedador humano. Además de contribuir a la digestión, la flora intestinal sintetiza vitaminas, elimina la toxicidad de los xenobióticos y participa en la homeostasis del sistema inmunitario y en la permeabilidad del tracto gastrointestinal.

 

Muy lejos de la idea generalizada y errónea de que el glifosato es relativamente inocuo para los seres humanos, los datos disponibles muestran que el glifosato podría ser el factor más importante en el desarrollo de múltiples enfermedades crónicas que se han convertido en predominantes en las sociedades occidentales.

 

Si bien el glifosato no es, evidentemente, la única toxina ambiental implicada en estas enfermedades y problemas, la capacidad del glifosato para afectar negativamente a las bacterias intestinales, para dañar el transporte sérico del sulfato y el fosfato, y para interferir con las enzimas del CYP, explicaría la instauración de esta multitud de estados patológicos, a través de procesos biológicos bien establecidos. Por añadidura, el hecho de que el glifosato perturba la capacidad del organismo para deshacerse de otras toxinas ambientales, conduce a un incremento sinérgico de la toxicidad. Si bien la genética seguramente tiene un papel en la susceptibilidad a la sustancia, será probablemente influyendo en cuáles de estos trastornos se desarrollarán en un contexto de exposición al glifosato, más bien que en si se producirán trastornos o no.

 

Artículo completo: Glyphosate’s Suppression of Cytochrome P450 Enzymes

and Amino Acid Biosynthesis by the Gut Microbiome: Pathways to Modern Diseases

 

Ver también el informe de RedMontañas:

Usos no agrarios de los herbicidas: nocivos y dudosamente legales

Entradas por mes